Volumen
Radio Offline
Redes
Sociales
Perros «superdotados» aprenden palabras tras escucharlas solo cuatro veces
26/01/2021 22:27 en Ciencia y Tecnología

A «Whisky», una enérgica border collie de 7 años, le encantan sus juguetes. En eso no se diferencia de la mayoría de los perros. Lo que la hace extraordinaria es que reconoce el nombre de todos ellos, casi un centenar. Aprende sin un entrenamiento específico, simplemente jugando con su familia humana, la pareja con la que vive en Noruega. Pero, ¿a qué velocidad es capaz de distinguir nuevos objetos?

 

Los investigadores del «Family Dog Project», del Departamento de Etología de la Universidad Eötvös Loránd, en Budapest, han seguido las evoluciones de «Whisky», ya famoso por sus habilidades de categorización espontánea (reconoce bolas, cuerdas y anillos de diferentes colores), y de otro perro igualmente talentoso, un yorkshire terrier llamado «Vicky Nina», de Brasil, para conocer cómo logran aprender palabras nuevas. Y han concluido que lo hacen sorprendentemente rápido. Solo tienen que escucharlas cuatro veces de boca de sus dueños, según publican en «Scientific Reports».

 

El equipo probó la habilidad de las dos mascotas para aprender nombres de objetos en dos condiciones diferentes: durante una tarea basada en la exclusión y en un contexto lúdico con sus dueños. En los experimentos, los perros se enfrentaron a un conjunto de juguetes: siete conocidos y uno nuevo. El reto consistía en probar la capacidad del animal para elegir el objeto nuevo al ser nombrado. «Es importante destacar que en ambas condiciones los perros escucharon el nombre del nuevo juguete solo cuatro veces», recuerda Claudia Fugazza, autora principal del estudio.

 

Aprendizaje lúdico

 

En la tarea basada en la exclusión, los perros demostraron que podían seleccionar el juguete cuando su dueño pronunciaba un nombre nuevo, lo que confirma que pueden elegir por exclusión, es decir, excluir todos los demás juguetes porque ya tienen un nombre conocido, y seleccionar el único que desconocen. Sin embargo, esta no era la forma en que aprenderían el nombre del juguete. De hecho, cuando se evaluó su capacidad para reconocer el objeto por su nombre enfrentándolo a otro nombre igualmente novedoso, los perros fallaron.

 

Sin embargo, el contexto lúdico se demostró mucho más exitoso para el aprendizaje. «Whisky» y «Vicky Nina» aprendieron el nombre del nuevo objeto mientras jugaban con sus dueños que, como en la primera prueba, solo tuvieron que repetirlo cuatro veces. «Este aprendizaje rápido parece ser similar a la forma en que los niños humanos adquieren su vocabulario alrededor de los 2 ó 3 años de edad», comenta Adam Miklósi, jefe del Departamento de Etología y coautor del estudio. En efecto, los niños también aprenden el lenguaje en un contexto social, «pero no sabemos si los mecanismos mentales detrás del aprendizaje rápido de palabras son los mismos en niños y perros», matiza Fugazza.

 

Para probar si la mayoría de los perros aprenderían palabras de esta manera, otros 20 ejemplares fueron evaluados en la misma condición, pero ninguno de ellos lo consiguió, lo que confirma que esta habilidad, en ausencia de un entrenamiento formal, es muy rara y solo está presente en algunos perros superdotados.

 

Sin embargo, después de tan pocas exposiciones, la memoria de «Whisky» y «Vicky Nina» decayó bastante rápido. Mientras que en la primera prueba, realizada un par de minutos después de escuchar los nombres de los juguetes, los perros tuvieron éxito, no acertaron en la mayoría de las pruebas realizadas después de 10 minutos y una hora. «Esto probablemente se deba a que recibieron solo cuatro exposiciones, es decir, escucharon las palabras solo cuatro veces. Creo que pueden necesitar más exposiciones para consolidar las palabras. Algo similar también se conoce en niños pequeños», explica Fugazza.

 

Los investigadores de Eötvös Loránd también son los responsables del «Genius Dog Challenge», un proyecto viral en las redes sociales que pone a prueba a cinco perros inteligentes que los científicos encontraron por todo el mundo en los últimos dos años. Entre ellos participa uno español, «Rico», un border collie de 4 años que reconoce unos cuarenta objetos por su nombre.

COMENTARIOS
PUBLICIDAD